Nuestra compañera de CGT, Lola Gutiérrez, está encarcelada en Grecia desde el pasado domingo 27 de noviembre, tras su detención en el aeropuerto de Atenas, acusada de ayudar a un refugiado Kurdo a huir de la guerra y, probablemente, de la muerte.

 

Celebramos que haya personas que por su implicación activa ante la injusticia actúen sobre el terreno, arriesgando su propia vida y su libertad. Resulta que nuestra compañera es de esas muchas personas solidarias y generosas que tienen el valor de enfrentarse a regímenes represivos como el de Grecia, país en el que continua en prisión al ser considerada una enemiga del estado y solo se la pondrá en libertad cuando se la extradite y llegue a Barcelona.

 

Los acuerdos de la Unión Europea con Turquía para que haga de parapeto ante los inmigrantes y el trato vejatorio en Europa a los que huyen del hambre, las guerras y la muerte, no puede tener otra respuesta que desobedecer todas las leyes que impiden que las personas que buscan refugio se salven, por medio de acciones que permitan ayudar a todos aquellos que quieren seguir teniendo un futuro.

 

Los ilegales y los delincuentes forman parte de los gobiernos de los países que prometieron ayuda y practican la devolución en caliente o el internamiento de inmigrantes. Todavía recordamos las fotos vergonzosas de los mandatarios europeos y sus promesas de ayuda a los refugiados.

 

Desde la CGT vamos a seguir exigiendo la libertad de nuestra compañera Lola Gutiérrez, la queremos en Barcelona YA, y no nos valen escusas de un gobierno griego “progresista” pero que encarcela a quienes son solidarias con las más desfavorecidas.

 

SER SOLIDARIA NO ES UN DELITO

LIBERTAD PARA LOLA GUTIERREZ Y DEMÁS PRESAS

QUE LUCHAN CONTRA LA INJUSTICIA Y POR LA LIBERTAD