El SFF-CGT viene denunciando desde un tiempo atrás la difícil situación por la que está atravesando todo el sector ferroviario. Estas agresiones, sin duda alguna, están promovidas por políticas neoliberales sustentadas por los Gobiernos conservadores del PPSOE y están provocando, como consecuencia directa, una pérdida de calidad en la prestación de servicios, cuando no la total desaparición de dichos servicios prestados.


Dentro de la campaña de defensa de lo público que desde CGT venimos realizando, entendemos que el ferrocarril, es decir el transporte, debe ser un bien social protegido y por tanto, un derecho de la ciudadanía, en el que se deben erradicar actitudes de gestión que solo tienen en cuenta la rentabilidad mercantil del servicio.

Hablamos de precarización del empleo, especialmente en las empresas subcontratadas, pérdida de empleo por jubilaciones y falta de ingresos, pérdida de negocio (Renfe mercancías, Renfe-Integria, etc.), falta de negociación del Convenio y Expedientes Temporales de Regulación de Empleo que dinamitan la prestación de servicios (Ferrovial), empresas como Logirail que emergen a la sombra de empresas públicas (Renfe) y que tienen como objetivo sustituir mano de obra cualificada por empleo precario y mal pagado, etc.

 

Ante esta avalancha de agresiones que se vienen realizando en todas las empresas del sector, el SFF-CGT no puede permanecer impasible y por tanto los órganos de decisión del SFF-CGT hemos decidido articular mecanismos de respuesta en forma de movilizaciones, concretadas en jornadas de Huelgas que afectarán a todo el sector ferroviario este próximo verano.