Durante los últimos años Correos ha seguido una política sistemática de destrucción de empleo negándose a sustituir jubilaciones y salida de funcionarios de Correos a otras administraciones. En torno a un 20% de plantilla destruida en los últimos 8 años.

 

-En la CAM en los dos últimos años han desaparecido 361 zonas de reparto de las carterías de la capital y otros municipios. Los grandes perjudicados han sido los y las carteras que han visto como su carga de trabajo se multiplicaba y se empeoraban las condiciones en las que prestan su servicio a la ciudadanía. También por supuesto los ciudadanos que han visto como no recibían su correo diariamente, los plazos de entrega prometidos por Correos se incumplían sistemáticamente, etc.

 

-Esta situación de incumplimiento de las condiciones que le Marca LA Ley Postal como empresa prestataria del servicio Postal Universal ha sido reconocida por la propia dirección de la empresa en un documento interno. VER EL SIGUIENTE ENLACE:

http://www.cgt.info/correosmadrid/La-direccion-de-Correos-Madrid.html

 

-La situación ha llevado a que carteros de 20 unidades de reparto de Madrid Capital hayan convocados huelgas indefinidas parciales exigiendo la dignificación de sus condiciones de trabajo mediante la creación de empleo en una empresa pública que en los últimos tres años ha dado beneficios. En el ejercicio 2014, 196 millones de euros

 

VER el siguiente enlace :

 

http://www.cgt.info/correosmadrid/Se-extienden-los-paros-parciales.html

 

- Con el inicio de la campaña electoral CGT Correos Madrid y mediante este comunicado de prensa quiere denunciar y trasladar a la ciudadanía su preocupación por el hecho que con la demostrada insuficiencia de plantilla durante las próximas dos semanas los vecinos de Madrid van a ver secuestrada su derecho a la correspondencia diaria, ya que la prioridad absoluta de la empresa es la de sacar a reparto todo los productos derivados de las elecciones y la insuficiencia de plantilla hará imposible en muchos lugares llevar el resto de correspondencia conforme a los plazos por los que el usuario paga. Algo que ya ocurrió en diciembre de 2015 durante la anterior campaña electoral.