Buenos días. Un ojo a como va la vaina Telefónica tras el veto de la Comisión Europea a la venta de la filial británica -siguiéndole el rollo a las autoridades de UK, a quien los chinos no caen bien… si hasta elisabeta segunda (the queen) aprovecha su aparente senilidad para llamar maleducados a los diplomáticos que la visitaron recientemente- y en el hostil ambiente internacional (en latinoamérica la economía está que arde y afecta al negocio). Y después otro ojo a diferentes asuntos, más interesantes quizá, entre los que destaco la entrevista a Gerardo Iglesias. ¿Alguien recuerda al primer coordinador de IU, aquel que volvió a la mina cuando dejó sus cargos? En mi opinión este señor, ahora jubilado, sigue derrochando claridad y transpira valores con mayúsculas, aunque discrepe con él en un par de puntos.


Ronan Dunne, consejero delegado de O2, está estudiando quedarse con la empresa a mitad del precio pactado con Hutchison (unos 6.700 mill. de eur. frente a los 13.500 de la empresa de Don Dinero), según ‘The Daily Telegraph’. Como el bueno de Ronan no tiene tanto líquido como su primo chino, lleva semanas ocupado con fondos y otros inversores para acometer “la mayor operación corporativa en Reino Unido desde la crisis”. Y cuando se huele la carne débil o con problemas aparecen los carroñeros. Así, firmas de capital riesgo como Apax Partners, CVC Capital Partners o KKR -excelente acrónimo este del ‘kakaerre’- ya enredan con sus posibilidades de presentar una oferta por la operadora británica. El presidente Álvarez-Pallete dijo el jueves que la compañía va a abrir “un periodo de reflexión”. El asunto no es menor, puesto que la compañía debe cuadrar su necesidad de rebajar la deuda -mejor si es antes de que las agencias de calificación le bajen la nota (1)- con el rechazo a malvender activos.