El próximo día 17 de marzo CGT vuelve a convocar huelga de 24 horas en todo el Estado para seguir luchando por un convenio colectivo digno. Esta es la realidad de nuestro sector hoy por hoy: jornadas parciales forzosas que impiden vivir de nuestro trabajo, turnos partidos que impiden conciliar nuestra vida personal y laboral, contratos eventuales por dos o cuatro meses en los que la gente entra y sale de las empresas constantemente, abuso de contratación por ETT´s, despidos por la vía del artículo 17 (disminución del volumen de llamadas) o por culpa de que no está garantizada la subrogación en cambio de contrata (artículo 18); sanciones hasta por respirar y control al minuto de cada uno de nuestros movimientos; ausencia de medidas efectivas para la igualdad y presión diaria y constante bajo amenaza de despido.

 

¿Os suena esto de algo? Pues todas estas cuestiones dependen del próximo convenio colectivo. Por eso es tan importante luchar y conseguir mejores condiciones laborales. No nos cansaremos de decirlo pese a que otros sindicatos hayan expresado ya en la mesa de convenio su intención de que durante los próximos cuatro años nuestros salarios no vayan a garantizar ni la subida mínima del IPC, o que quieran que perdamos dos de los 14 festivos de cada año cuando las empresas los hagan coincidir con nuestros días de libranza, por citar sólo unos ejemplos. Todo esto sucederá si los trabajadores y las trabajadoras hacen lo que pretenden tanto CCOO-UGT como la Patronal: quedarse en sus puestos sin protestar el próximo día 17.

 

Hay que seguir en la lucha porque el futuro de nuestros puestos de trabajo depende de ello. Desde CGT lo hemos repetido desde el principio: la lucha es el único camino. Es necesario, ahora más que nunca, que tanto las empresas como los sindicatos que empiezan a flaquear reciban un mensaje claro por parte de los trabajadores y las trabajadoras del sector: no queremos un convenio con recortes, ni siquiera un convenio continuista para quedarnos igual porque la precariedad de nuestro sector es insoportable. Queremos un convenio con mejoras reales y efectivas para cuestiones como la estabilidad en el empleo, queremos recuperar el 5% de poder adquisitivo que se perdió en el anterior convenio firmado por CCOO-UGT-Patronal y garantizar a su vez que nuestro salario nos permita vivir dignamente. No quedan excusas. Si nos quedamos de brazos cruzados se eternizará la precariedad en el telemarketing. Por eso insistimos: el día 17 de marzo tenéis la palabra nuevamente. Mandemos un mensaje alto y claro.